Fotografiar el Centro de Lima


aquella noche (hace unas semanas) fue como tratar de capturar el lado más sombrío, impenetrable y sucio del sol, como haber invadido el polvo de un silencio antiguo, aposentado en la opaca elegancia de una decadente casona.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s