Días bajo la sombra oscurísima del árbol Pizarkniano

13-10-00

Hay un inmenso sueño que mi sangre no despierta

la piel no mueve y los ojos derriten

sueño

sueño redondo de dos labios que se esperan

18-03-01

Soneto I de Garcilaso de la Vega:

Yo acabaré, que me entregué sin arte

A quien sabrá perderme y acabarme

Si ella quisiere, y aún sabrá querello

Siglo XVI, penúltimo terceto. Pensar que hasta antes de regresar, este iba a ser tu final. Estuviste cerca, L. ¿Y si ya te has acabado? Recuerda: ahora las palabras son sed de agua enferma. Mírate, un verso es suficiente para saber que te habita otra: un desierto.

A ti, si alguna vez me encuentras: imagíname viva, escribiendo la elegía que nuestro silencio lentamente fue esculpiendo. Que mi lápida sea tu nombre y la trascendencia tu cuerpo. Tu cuerpo: infinita estación de versos.

Anuncios

Un comentario en “Días bajo la sombra oscurísima del árbol Pizarkniano

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s