Una modesta elegía para un ser que ayer 21 de agosto partió y a quien quise mucho.

Elegía a Nelly Narro YonPak:

una bala invisible
veo
partir tu pecho

entre tus carnes
el espejo ansioso
de proyectar
el gesto último
de tus ojos bien abiertos

no estuve allí,
no estoy,
y así será siempre

las puertas de mi casa
jamás serán las mismas
les faltará el apremio
de la ternura

tantas veces te oí
de lejos
sin poder acercarme
nunca lo suficiente

debí haber fusilado tanto silencio malsano
debí haber corrido a tiempo a enjugar
lágrimas solitariamente engullidas

Nueva York me carcome esta noche
con dientes afilándose en una ausencia
que ya no mudará de estado

Nelly,
te quedarás
así no quieras
en el olor
en el sabor
en el recinto de este añejo paladar
donde a la hora de tu partida
le invade
una nostalgia
grave

inusual
la imagen de unas manos afanosísimas
tratando de expulsar el dolor de mi cabeza
cuando era yo
quien tendría que haberte masajeado el alma
una y mil veces,
a ti, jinete incólume
del mundo y sus punzantes días inertes

antes de decirte adiós,
Nelly, mujer, gordilla,
levanto ante ti mi sollozo
de horas mutuas
sentadas en el ágape
de un hondo cariño

y bebo,

en nombre
de tu voz
diluida bajo la tierra,

en nombre de la dicha
desprendida de bailes esporádicos,

en nombre del amor
que viviste
sin darle la espalda
un segundo
a su fatídica guadaña

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s